la romantica FM para exclusiva

 

Banner Landscape 2

Rasetta Alta Sastrería: un traje a la medida es una segunda piel

“Un traje hecho a mano, a la medida, es como una segunda piel”, asegura Gerardo Rasetta, Master Tailor y actual director de Rasetta Alta Sastrería, firma que lleva 50 años en el mercado venezolano y que hoy busca expandir sus fronteras gracias a su filosofía de calidad y tradición.

Como afirman desde la casa, la elegancia no es una cuestión de moda sino que es una condición que perdura en el tiempo, parte de un estilo de vida. Es esa misma filosofía la que  se traslada al negocio que fue fundado en Maracay por el italiano Antonio Rasetta, padre de Gerardo.

"Nos dedicamos previamente a comprender las características del cuerpo de cada caballero", asegura Rasetta

“Cuando haces las cosas con pasión, superas todos los obstáculos”, afirma el Master Tailor, también ingeniero, sobre las dificultades de mantener la empresa familiar. “Para mis hermanos y para mí, Rasetta Alta Sastrería es más que un negocio, es nuestra vida, nuestro legado familiar, es perpetuar un trabajo artesanal de calidad que por más de 50 años ha tenido el reconocimiento y apoyo de nuestros clientes”, asegura.

-¿Cómo ha sido la experiencia de continuar con el legado de su padre?

Una gran responsabilidad y un gran orgullo. En Rasetta están involucradas no sólo grandes técnicas artesanales que nos hemos esmerado en mantener en pro de la calidad de nuestro trabajo, sino grandes valores como calidad, responsabilidad, honradez en todo lo que hacemos y ofrecemos, a nuestro equipo de trabajo y a nuestra clientela

-¿Qué es lo que distingue a un traje de sastrería? ¿Qué lo hace especial?

-Un traje hecho a mano, a la medida, es como una segunda piel. No sólo es lucir elegante y acorde con cada ocasión, sino sentir total confort al vestir. Es por ello que nos dedicamos previamente a comprender las características del cuerpo de cada caballero, sus peculiaridades, cómo éste se estructura para confeccionar una pieza que fluya con el movimiento, y que se ajuste a la perfección a cada individuo, lo cual es sinónimo de distinción y exclusividad. Es una gran diferencia cualitativa a la hora de vestir.

-¿Cómo influye la tradición europea, en especial la italiana, en su trabajo?

-Italia siempre será reconocida mundialmente como la cuna de la moda y el diseño. Ciudades como Milán o Roma, marcan tendencia internacional, junto a otras grandes capitales europeas. Tener orígenes italianos y haber aprendido el oficio de mi padre, siempre marcará mi trabajo. Es un sello que llevo con orgullo y espero que la tradición continúe a posteriores generaciones Rasetta.

-Desde la fundación de la tienda en 1959 hasta ahora, Venezuela ha pasado por muchos cambios, ¿qué permanece igual?

-Igual permanece la tradición de la confección manual, las técnicas artesanales que le dan un gran valor a cada pieza elaborada, la calidad en cada puntada, en cada trabajo realizado. La pasión por la sastrería como lo que es, un arte, que se debe cultivar y perpetuar. Es un trabajo laborioso, que se ha convertido en el estandarte de nuestro apellido, de mi familia, y eso jamás cambiará.

-¿Qué ha cambiado?

-Con el devenir de los años lo que ha cambiado es, quizás, darle aires frescos a nuestro trabajo, propios de la nueva generación de maestros sastres y de lo que personalmente he aprendido en mis estudios fuera de Venezuela y de mi experiencia en Europa, en empresas como Brioni, reconocida como una de las firmas italianas más prestigiosas, por su calidad y exclusividad. De todo ello me he nutrido y lo estamos ofreciendo hoy al caballero venezolano.

Fotografías: Cortesía 

ImprimirCorreo electrónico