la romantica FM para exclusiva

 

Banner Landscape 2

Breguet crea una réplica del reloj de Winston Churchill

Breguet, la firma suiza de relojes de lujo, que fuera fundada por Abraham Luois Breguet en París en 1775, no solo ha dado de qué hablar en los últimos días por la apertura de una  exclusiva boutique en el St. Regis Hotel de la ciudad de Nueva York.

También por causa de una pieza muy particular: una réplica del reloj de bolsillo Breguet que fuera propiedad personal de sir Winston Churchill, y que fuera concebida por la propia manufactura relojera para la película Darkest hour, en la que ese monstruo de la actujación que es Gary Oldman se mete en la piel del Primer Ministro británico.

El reloj es impresionantemente fiel a los detalles exteriores del original. Pero desafortunadamente, el parecido es solo superficial, pues, a manera de ejemplo, no se intentó volver a crear el formidable movimiento del cronógrafo original de repetición de segundos y fracciones de segundo.

El reloj de bolsillo original fue hecho para el abuelo de Churchill, el 7 ° duque de Marlborough (cuyo escudo de armas se puede ver en el estuche), a principios de la década de 1890. Más tarde se le entregó a Churchill, que disfrutó la mayor parte de su vida adulta, y adquirió el apodo de "el Nabo" en su familia.

El reloj fue un compañero casi constante durante la vida pública de Churchill, incluidos los años de guerra, y los enlaces alargados del llavero se pueden ver en muchos de sus retratos más conocidos.

Breguet es ahora famoso por sus meticulosas reproducciones de sus trabajos anteriores, incluidos el número 5 y el reloj María Antonieta, que fueron copiados, en la mayor medida posible, hasta el más mínimo detalle.

Sin embargo, la réplica de Churchill no recibió el tratamiento en la misma medida que los relojes, ya sea por su condición de accesorio para la película o debido al hecho de que la pieza original, a pesar de su complicación e inestimable procedencia, no es un tema seminal. 

Por cierto, el reloj original está en exhibición dentro de las Salas de Guerra Churchill, mantenidas por el Imperial War Museum, en el distrito del gobierno de Londres.

ImprimirCorreo electrónico