Miss Venezuela

En San Valentín, ¡siempre París!

“Siempre queda París, amor, si tú lo quieres, si te asomas al río tranquilo de mis años. París para abrazarnos, para esperar cigüeñas. París eternamente, atado a tu cintura”. Juan Ballester.

Cautivadora, sublime, encantadora y poética, así es París. Es la ciudad romántica por excelencia. Sus calles son el enjambre perfecto para perderse, para galantear y volar en amor. La ciudad tiene una magia que pocos pueden volver palabra, pero que todos sienten.

Los artistas, poetas, filósofos y pensadores famosos que alguna vez transitaron sus calles, dejaron abierto el desarrollo creativo de la mente y el corazón | Fotografía: el mundoesunlibro.com

El romanticismo está en el aire y viaja por todas las esquinas, desde la torre Eiffel, Montmartre, el Louvre, la Concordia, hasta el metro de París, que durante todo el día de hoy estará emitiendo mensajes de amor personalizados.

Haciendo honor a su nombre, ciudad del amor, el metro de París les ofrecerá a parisinos y turistas la oportunidad de enviar sus mensajes de amor a las personas que quieren, a través de su sistema de megafonía en la capital.

Los usuarios interesados en declarar su amor de esta original manera han podido hacerlo enviando pequeñas grabaciones con su mensaje romántico a través de un email, indicando hora y la estación que se emitirá.

París y su romanticismo. Sus jardines y plazas, sus cafés y palacios cubiertos de historias, de leyendas, y los besos en los andenes del metro | Fotografía: fxgallery.com

Sin duda una forma original al mejor estilo París, una forma perfecta de sorprender a tu pareja al salir del trabajo, de camino a casa o como antesala a esa cita especial. Y si lo tuyo es el millenialismo, puedes enviar mensajes también a través de Twitter, y serán mostrados en pantallas ubicadas en diferentes estaciones. 

Nada más agradable que caminar mano a mano por la capital de la ciudad luz, la capital de las declaraciones que guardan en sí cientos de testimonios de estos encantos eternos, paredes de los "je t'aime" y prometas tácitas en sus rincones. Porque más allá de los lujos y las excentricidades, la ciudad del amor fabrica día a día relaciones inolvidables. 

 

ImprimirCorreo electrónico