la romantica FM

 

Banner Landscape 2

Entretenimiento

Indispuesto. Con el entrecejo fruncido.  Cabizbajo. Y hasta un tanto enredado al hablar. Así se mantuvo James Franco, el actor, productor, guionista, escritor y músico estadounidense, en el programa The late show, que conduce Stephen Colbert, y al cual fue invitado dos días después de haberse alzado con el el Globo de Oro al Mejor actor de comedia por su película The disaster artist. Y dos días después de que fuera acusado en las redes sociales de haber abusado sexualmente de tres mujeres.

 "Yo estaba muy emocionado por haber ganado, por estar en esa sala. Fue una noche increíble. Fue poderoso escuchar todas esas voces. Y yo apoyo todo eso. Apoyo el cambio. Apoyo el 50 y 50, el 20 y 20, es decir, que las mujeres, las personas de color, y las personas de la comunidad LGBT, alcancen cada vez más posiciones de poder. Yo creo absolutamente en ello. Y por eso es que trabajo", dijo a Colbert y el público aplaudió a rabiar en el set de televisión.

 "No tengo idea de lo que le hice a Ally Sheedy. La dirigí en una obra de Broadway. No viví más que un gran momento con ella y le tengo un total respeto. No sé por qué se siente de esa manera. No puedo hablar por ella... no lo sé", agregó James Franco en alusión a los mensajes publicados por la actriz Ally Sheedy, quien trabajó con el actor estadounidense en la pieza teatral The long shrift en el circuito Off Broadway.

El domingo pasado, durante la ceremonia del Globo de Oro, Sheedy escribió primero en Twitter: "¿Por qué un hombre es el maestro de ceremonias? ¿Por qué se permite a James Franco entrar? Dije demasiado. Buenas noches, lo quiero".

Y luego: "James Franco acaba de ganar. Por favor nunca me pregunten por qué dejé la industria del cine y la televisión".

Acerca de las otras denuncias de abuso sexual, James Franco apuntó: "Las otras... En mi vida siempre he tratado de ser responsable con las cosas que he hecho. Tengo que hacerlo para estar bien conmigo mismo. Y si hay algo que debo cambiar, lo hago. Pero las cosas que he leído en Twitter no son precisas", agregó. 

"Apoyo completamente que la gente salga y sea capaz de tener una voz porque no tuvieron una voz durante mucho tiempo. Así que no quiero detenerlas de ninguna manera. Es una cosa buena y lo apoyo", apuntó además el actor. 

Apenas se subió al escenario para recibir el Globo de Oro en la categoría de Mejor actor de comedia por la película The disaster artist -que también dirigió-, James Franco recibió una lluvia de mensajes en las redes sociales. La mayoría fue loas, es cierto. Pero hubo otros que hicieron mucho ruido.

"Bonito pin #Timesup, James Franco", escribió la actriz Violet Paley refiriéndose al botón que llevó Franco en la solapa de su traje a propósito de la consigna de la ceremonia de los Globos de Oro: gritar al mundo la frase "Se acabo el tiempo" para quienes abusan sexualmente de hombres y mujeres a cambio de favores en la industria. 

Solo que Violet Paley no paró ahi su mensaje. "¿Te acuerdas de la vez que me bajaste la cabeza hacia tu pene en un coche? ¿O la otra vez que le dijiste a mi amiga que fuera a tu hotel cuando tenía 17 años, después de que te hubieran pillado haciendo lo mismo con otra chica de la misma edad?", apuntó la joven intérprete.

Paley, quien actuara en la película Pink zone, aclaró que ella sí era mayor en la ocasión a la que alude, que mantuvo una relación consensuada con el actor, pero que el momento al que se refiere en el tuit fue en contra de su voluntad, según Daily News. 

El episodio con "otra chica" al que se refiere Paley sucedió en 2014, según la reconstrucción de varios medios de Estados Unidos. Tras conocer a una chica a la salida de su espectáculo Of mice and men en Broadway, Franco estuvo charlando con ella a través de la red social Instagram, le preguntó si tenía 18 años, si se alojaba en Nueva York, y agregó: "¿Debería reservar una habitación?". La joven contestó que estaba a punto de cumplir los 18 y que se encontraba en la ciudad con su madre. Finalmente, el encuentro no se produjo.

En abril de 2014, Franco habló de lo ocurrido en una entrevista en el programa Live! With Kelly and Michael: "Estoy avergonzado, supongo que soy un ejemplo de lo tramposas que son las redes sociales. Es una manera en la que la gente se conoce, hoy en día, pero he aprendido que no sabes quién está al otro lado. Me equivoqué y saqué mi lección".

Pero la de Violet Paley no ha sido la única voz en contra de James Franco. La actriz Sarah Tither-Kaplan también criticó que el actor luciera el logo Time's Up, creado por las actrices de Hollywood para luchar contra el acoso sexual. "Hey James Franco, bonito pin #timesup en los Globos de Oro, ¿te acuerdas de hace unas semanas cuando me dijiste que mi desnudo completo en dos de tus películas por 100 dólares al día no era explotación porque firmé un contrato? ¡Se acabó el tiempo de eso!", añadió.

Ni tan calvo ni con dos pelucas. Bien que sirve la conseja para advertir que, a veces, los extremos radicales no son tan buenos. Ello lo ha dejado claro un centenar de actrices, artistas e intelectuales francesas que este martes firmó un manifiesto que pretende puntualizar algunos estatutos del movimiento estadounidense Time’s Up que despertara el escándalo del productor Harvey Weinstein, señalado en 2017 de haber abusado sexualmente de al menos sesenta actrices y modelos a cambio de favores en la industria.

La actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la cantante Ingrid Caven, la filósofa Peggy Sastre, la escritora Abnousse Shalmani, la editora Joëlle Losfeld, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann, la ilustradora Stéphanie Blake son algunas de las que han estampado su rúbrica en el documento, publicado en el diario Le Monde, en el que son firmes en apuntar que la violación es un crimen… pero hay que tener cuidado con la cacería de brujas.

 “Se ha producido una toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las mujeres, especialmente en el marco profesional, donde ciertos hombres abusan de su poder. Eso era necesario. Pero esta liberación de la palabra se transforma en lo contrario: se nos ordena hablar como es debido y callarnos lo que moleste, y quienes se niegan a plegarse ante esas órdenes son vistas como traidoras y cómplices”, escriben las francesas, que no están de acuerdo en que se convierta a las mujeres en “pobres indefensas bajo el control de demonios falócratas”.

La periodista Élisabeth Lévy ya había calificado como “infecto” al movimiento iniciado por etiquetas como #MeToo o #balancetonporc (“denuncia a tu cerdo”).

“No creo que sea la forma más adecuada de cambiar las cosas. ¿Después qué vendrá? ¿'Denuncia a tu puta'? Son términos muy excesivos. Y, sobre todo, creo que no resuelven el problema”, ya había dicho Catherine Deneuve.

Según las francesas, el Time's Up ha creado también “una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia individuos a los que no se deja la posibilidad de responder o de defenderse”.

“Esta justicia expeditiva ya tiene sus víctimas: hombres sancionados en el ejercicio de su oficio, obligados a dimitir […] por haber tocado una rodilla, intentado dar un beso, hablado de cosas intimas en una cena profesional o enviado mensajes con connotaciones sexuales a una mujer que no sentía una atracción recíproca”, escriben. Y ven con mucho peligro que se instaure  una "moral victoriana" frente a “esta fiebre por enviar a los cerdos al matadero”.

“El filósofo Ruwen Ogien defendió la libertad de ofender como algo indispensable para la creación artística. De la misma manera, nosotras defendemos una libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual”, apuntan ellas, que se openen a la reciente censura de un desnudo de Egon Schiele en el metro de Londres, a la petición de retirar un cuadro de Balthus de una muestra del Metropolitan de Nueva York o a las manifestaciones contra una retrospectiva dedicada a la obra Roman Polanski en París.

 “Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad”, concluyen.

 

Penélope Cruz le responde a Donatella Versace

A tan solo una semana de estrenarse la nueva temporada de American Crime Story, que se centrará en el asesinato del diseñador Gianni Versace y la posterior investigación por parte de las autoridades del crimen perpetrado por Andrew Cunanan en 1997, la familia Versace asegura en un comunicado que no se había involucrado en el proceso de creación y que la serie debe considerarse “únicamente como un trabajo de ficción”.

Tanto FX, cadena televisiva que transmitirá la serie, como su productor Ryan Murphy han defendido la veracidad del show. En su propio comunicado FX declaró que el programa está basado en el libro de no ficción Vulgar Favors escrito por Maureen Orth, quien realizó una ardua investigación durante su realización. “Nos basamos en el meticuloso reportaje realizado por la Srta. Orth”, aseguró la cadena.

“No estoy de acuerdo con calificarlo como un trabajo de ficción. (El show) está basado en un muy aclamado libro de no ficción llamado Vulgar Favors de Maureen Orth, el cual estuvo siendo investigado por casi dos décadas”, coincidió Murphy durante una proyección especial.

Murphy también aseguró que Donatella le envió flores a Penélope Cruz, actriz encargada de darle vida en la pantalla chica. “Siempre he visto a Donatella como a una heroína feminista. Ella se levantó en una situación imposible, mantuvo a su familia intacta, mantuvo el negocio intacto y lo hizo con amabilidad, elegancia y gracia”, dijo el productor.

No sé si somos amigas. Pero nos conocemos de vernos en diferentes lugares. Ella siempre ha sido muy amable, muy linda conmigo”, aseguró por su parte Cruz sobre su relación con la diseñadora. “Todo el amor y el respeto que siento por ella están en esta interpretación”, dijo la española.

Esta no es la primera vez que la familia o allegados de Gianni Versace arremeten contra el show. En varias ocasiones quien fuera pareja del diseñador, Antonio D’Amico ha dicho que le parece “ridículo” y que algunas escenas no muestran la realidad. Sin embargo, D'Amico se ha reunido con Ricky Martin, quien lo interpretará en la serie, para discutir sobre su rol.

El venezolano Édgar Ramírez será el encargado de darle vida a Gianni Versace, mientras que Darren Criss interpretará al asesino Andrew Cunanan. La serie se podrá ver en Latinoamérica a partir del 18 de enero.

¿De qué sirve vestirse de negro y gritar al mundo que “el tiempo se acabo” –Time’s up- si las diferencias entre hombres y mujeres en Hollywood siguen siendo abismales?

Es la lección que ha dado Melissa Silverstein, fundadora de Mujer y  Hollywood, un día después de la ceremonia de los Globos de Oro, en la que casi todas las actrices, productoras, modelos e invitadas se vistieron de negro para protestar por los abusos sexuales cometidos a cambio de favores por productores como Harvey Weinstein.

Silverstein se quejó hoy a través de su cuenta oficial en la red social Twitter:

“Un día después del despliegue de poderío femenino en los #globosdeoro, me enteré de que se produjo una diferencia salarial ofensiva entre Michelle Williams y Mark Wahlberg en las nuevas escenas de Todo el dinero del mundo. ¿De verdad pensaban que esto no saldría a la luz? Es inaceptable. #TimesUp”, escribió.

Se refería ella al rodaje de la más reciente película del cineasta Ridley Scott, quien tuvo que sustituir a uno de sus actores principales, Kevin Spacey, luego de que saliera a la luz que había abusado sexualmente de los actores Anthony Rapp y Roberto Cavazos, y acosado a un buen número de trabajadores de la serie televisiva House of cards; y volver a rodar algunas escenas. Solo que no le pagó lo mismo a Michelle Willians que a Mark Wahlberg por regresar al plató.

Y hasta Jessica Chastain no pudo aguantar su irritación.“Por lo que he oído, ella ganó 80 dólares al día en comparación con los millonesS que gano él. ¿Podría explicarme alguien esto? Esperaba que con todo lo que ha salido a la luz, a ella le pagasen, al menos, de manera justa. Es una actriz brillante y está impresionante en la película”, respingó también en Twitter.

Alecia Beth Moore, mejor conocida como Pink, será la encargada de interpretar el himno estadounidense durante el partido de la Super Bowl, que se realizará el 4 de febrero en Minneapolis, informó ayer la Liga de Football Americano (NFL).

 “Espero con ansias el 2018. Estoy muy contenta por los Grammy. La Gira. Y otra cosa que es un secreto”, tuiteó la artista, de 38 años, el 5 de enero. Su nombre se unirá a la larga lista de cantantes que han entonado el himno en el partido final de la temporada de football americano, como Lady Gaga, Alicia Keys, Billy Joel y Beyoncé.

Justin Timberlake cantará en el descanso de la Super Bowl, uno de los espectáculos con más audiencia en el mundo.

El último disco de Pink, Beautiful trauma, salió a la venta en octubre de 2017, mientras que Timberlake publicará su nuevo trabajo, Man of the woods, dos días antes del partido.

 

El Gramy es para... la maravillosa Tina Turner

Tina Turner, la cantante, copositora, private bailarina y coreógrafa suizo estadounidense, mejor conocida como "la Reina del rock", e intérprete de temas como The best, Goldeneye, I dont wanna fight, We don't need another heroe y Proud Mary, será una de las homenajeadas este año con un Grammy por la Academia de la Grabación estadounidense.

Hal Blaine, Neil Diamond, Emmylou Harris, Louis Jordan, el grupo Queen y The Meters completan la relación de músicos que obtendrán el Lifetime Achievement Award" un galardón que rinde homenaje a aquellos artistas que hicieron a lo largo de su vida contribuciones de gran importancia en el campo de la grabación de música.

Por otro lado, el compositor de bandas sonoras John Williams obtendrá el premio Trustees Award, que reconoce el legado de figuras de la música más allá de las actuaciones o la interpretación.

Junto a Williams recibirán este mismo galardón el promotor de conciertos Bill Graham y el empresario musical Seymour Stein.

Además, Tony Agnello y Richard Factor se llevarán el Grammy Técnico por sus aportaciones en la tecnología de la grabación de música.

La Academia de la Grabación celebrará una ceremonia y un concierto especial en verano para entregar estas distinciones honoríficas. 

La actriz Lena Dunham se separa de Jack Antonoff

Las razones de la separación nadie las sabe. Pero Lena Dunham, creadora de la serie televisiva Girls, se ha separado de su novio, el cantante de la banda Bleachers Jack Antonoff, según confirmó su portavoz citado por varios medios estadounidenses. 

La pareja emprendió caminos separados en diciembre tras cinco años de relación y pese a las especulaciones que apuntaban una y otra vez a un posible compromiso matrimonial. 

Hace tres años, Dunham dijo en un "talkshow" que no quería casarse hasta que los homosexuales no pudieran hacerlo en Estados Unidos. 

"La idea de celebrar una fiesta que no pueda ser compartida por todas las personas a las que quiero no me resulta una fiesta de verdad", explicó. No obstante, el matrimonio homosexual se aprobó poco después sin que hubiera cambios en la vida personal de la actriz, de 31 años.

Gwyneth Paltrow anuncia su compromiso

La actriz Gwyneth Paltrow anunció ayer su compromiso con el productor de televisión Brad Falchuk, creador de la serie "Glee". La ganadora del Óscar anunció su compromiso tuiteando un emoticón de anillo y la portada de la última edición de la revista Goop, donde aparece abrazando a su prometido. 

"Nos sentimos increíblemente afortunados de habernos unido en este momento de nuestras vidas", dijo la pareja en un comunicado al programa de televisión Good Morning America. Sin embargo, no se anunció fecha para la boda. 

Paltrow, conocida por sus papeles en películas como Shakespeare In Love y Iron Man, lleva saliendo con Falchuk desde hace tres años. Anteriormente, la estadounidense estuvo casada con Chris Martin, cantante de Coldplay, con quien tuvo dos hijos. Se divorciaron en el 2014. Por su parte, Falchuk también tiene dos hijos de un matrimonio anterior. 

💍

Una publicación compartida de Gwyneth Paltrow (@gwynethpaltrow) el