Miss Venezuela

 

Banner Landscape 2

Nina Sicilia, curiosidades y un ganchito de fe

Para llegar a lo más alto se debe tener un poco de habilidad, pero la misma se debe pulir; si cuentas con el apoyo de tu núcleo familiar y los amigos cercanos y tienes un poquito de suerte, podrás llegar a los objetivos que te traces en la vida

Alejandrina “Nina” Sicilia Hernández es una persona ejemplar que mira la vida como si fuera un paraíso de oportunidades y bendiciones. Apoyada por su familia, su principal templo de paz, la reconocida modelo y animadora relata la importancia que ha tenido para ella contar en cada momento con su esposo Julio Arnaldez, y sus hijos Julio y Paola. “Mi mamá continúa - por la ausencia física de papá - siendo mi guía, mi ejemplo y mi inspiración. Mi padre fue un hombre ejemplar que me enseñó a ser agradecida. Hoy en día, soy una persona afortunada por la vida personal y familiar que he tenido. Además de estar rodeada de gente muy hermosa, espiritual, sencilla, con un gran sentido del humor para afrontar cada reto”.

Graduada en la Universidad Católica Ándres Bello como administradora, Nina Sicilia ha tenido la oportunidad de ejercer su carrera de forma plena. “Estoy feliz, pues hago lo que me gusta. Siendo mi especialidad las finanzas, he podido explotar mis habilidades en varias empresas, entre ellas la Organización Cisneros, donde trabaje por casi 30 años, Directv y ahora me desempeño como directora de finanzas de los Leones del Caracas”, resalta la exmiss.

Aunque, nosotros la conocemos más por su profesión artística, para Nina Sicilia su entrada a ese mundo fue más por curiosidad juvenil que una aspiración real. “Dios me dio la oportunidad de vivir varias experiencias, entre ellas las de participar en el Miss Venezuela. Nunca tuve planteado ser ni animadora o actriz y me inscribí en el concurso solo por inquietud; incluso desde niña mi pasión eran las finanzas. Mi mamá me cuenta que yo me la pasaba organizando papeles y daba instrucciones con un teléfono de juguete, dice entre risas. Esa es mi semilla”. 

Pero teniendo claro cuál era su norte, Nina Sicilia resalta lo que fue su experiencia como Miss Internacional Venezuela. “No sé si lo he dicho alguna vez, pero creo que no ha habido alguien que haya podido disfrutar más un Miss Venezuela que mi persona. Lo digo porque no sentía ningún tipo de presión. Para mí, ninguna de mis compañeras era mi competidora y más bien estaba feliz y asombrada de que pudiese participar”, resalta Nina y agrega: “Mi abuela siempre decía un refrán muy bonito que  era, ‘con el tiempo y un ganchito, hasta las verdes se alcanzan’. Con esa aptitud me divertí en el Miss Venezuela y una vez fuera del país me propuse alcanzar el Miss Internacional. Fue difícil pero con dedicación, y con un ganchito, lo logré”, resaltó Sicilia con orgullo.

Cuando le preguntamos, qué importancia tenía para ella el dígito doce, nos contestó: “En cierto sentido para mí ha sido importante, pues ese número me acompañó cuando jugaba voleibol. Además, mi cifra favorita es el cuatro, y 12 es múltiplo de 4. Aparte yo soy más de números pares que impares y formar parte de estos doce personajes me halaga y me compromete aún más.”

Fotografía principal: Iván Dumont | Revista exclusiva 12° aniversario

ImprimirCorreo electrónico