Emma Watson, la princesa feminista

Ayer, por fin, llegó a los cines del mundo el remake live-action de La Bella y la Bestia, película protagonizada por Emma Watson y Dan Stevens. Desde que se anunciara su producción, los fans han estado ansiosos por conocer cómo sería esta nueva versión y qué cambios (inevitables) harían con el clásico cuento “tan viejo como el tiempo”.

Ya sabemos que la película pasará a la historia como el primer filme de Disney en el que se verán dos besos interraciales (esto es casi imposible de creer), además de mostrar lo que su director Bill Condon llama “un momento exclusivamente homosexual”. Pero, Emma Watson también se tomó la libertad de proponer ciertas modificaciones para su personaje.

Emma se esmeró en crear un vestuario que fuera acorde a su personaje | Fotografía: TypeSet-Beta

Desde hace años, la actriz está abiertamente comprometida con la causa feminista y para ella era importante que Bella reflejara esos valores. Ciertamente, esta princesa de Disney siempre ha destacado por su incesante interés en la lectura y por su fortaleza. Emma se encargó de reforzar estas características y adaptar algunos aspectos, como el vestuario, para que fueran más realistas.

En la versión animada, Bella usa ballerinas y vestido. Watson pidió que su personaje usará botas, que el vestido tuviera bolsillos para que fuera más práctico y que llevara puesto un pantalón debajo del mismo. “Insistí en que llevara una especie de pantalones debajo de la falda de manera que pudiera subirse y bajarse del caballo de una manera que no fuera ridícula", declaró la actriz durante el tour para prensa.

Por otro lado, pidió que Bella fuera “una inventora en su propio derecho”. En la cinta original, Bella sólo ayuda a su padre con sus experimentos. En este nuevo filme, los guionistas le crearon un pasado a Bella en el que ella misma ha inventado una máquina para lavar la ropa por lo que tendría más tiempo para leer.

En el actual filme, Bella no sólo ayudará a su padre sino que tiene sus propias ambiciones | Fotografía: Fashionista

Watson además pidió que no se usara Photoshop en la cinta porque quería que mostraran su cuerpo real, con sus pecas y sus medidas. “Vives bajo una seria presión cuando haces una película en Hollywood y te obligan a potenciar las tetas con gran cantidad de cosas y demás. Creo que cuánto más humana que pudiera hacerla, mejor para el personaje", explicó la protagonista.

Emma Watson se ha convertido en la princesa del siglo XXI. En la pantalla la veremos siendo una hermosa e inteligente doncella que bailará, cantará y se enamorará de una bestia peluda porque verá más allá de su aspecto. En la vida real, vemos igual a una mujer hermosa e inteligente inspirando a las jóvenes a seguir sus sueños, ayudando al planeta al vestir marcas solidarias con el ambiente y luchando como puede por una sociedad más justa para todos, en la cual cada quien pueda ser lo que quiera sin ninguna limitación.

Watson, de Emilia Wickstead, en la premiere de Londres de la Bella y la Bestia | Fotografía: Vogue

Fotografía principal: Hypebeast