Miss Venezuela

 

Banner Landscape 2

Atentados Cataluña: El siniestro suceso podría tener vínculos con París

El mundo, y en especial Europa, ha quedado consternado por los hechos ocurridos el pasado fin de semana en Barcelona, una ciudad enmarcada en el más estricto sentido Cosmopolitan pero que lamentablemente fue blanco del radicalismo, el extremismo y la intolerancia en su nivel más crudo, el terrorismo.

El grupo terrorista autoproclamado Estado Islámico ("Daesh" / ISIS) reivindicaba el ataque perpetrado por una furgoneta en Barcelona, ​​España.  13 muertos confirmados y más de 50 heridos, tras el atropello colectivo en las Ramblas, en el centro de la capital de Cataluña.

Posteriormente, en Cambrils, pueblo aledaño a Barcelona, se intentaba proseguir con la historia del horror. Los dos ataques causaron 14 muertos y 135 heridos. Entre las víctimas mortales, se encontraban personas de diversas nacionalidades, portugueses, franceses, holandeses, y así hasta llegar a más de 35 nacionalidades entre las víctimas fatales y los heridos, lo que reafirmaba ese espíritu Cosmopolitan de una gran metrópolis como lo es y seguirá siendo Barcelona.

El mosaico de Joan Miró, donde se movilizó el jueves la camioneta que mató a 13 personas en las Ramblas, se convirtió en un memorial en homenaje a las víctimas. El muy sentido homenaje, enmarcado por la presencia de los reyes de España, el jefe de Gobierno español Mariano Rajoy, y otros líderes europeos, reafirmaba al mundo una postura firme ante el terrorismo, el canto al unísono de “no tenemos miedo” recitado en decenas de lenguas, en el centro cultural y social de Barcelona con referencia europea, dejaba un mensaje contundente de firmeza y esperanza.

Como era de esperarse, una semana después la trama continua. El hecho más reciente, el padre de dos de los terroristas muertos-Youssef y Said Aalla- dijo que su hijo Mohamed Aalla, liberado provisionalmente, prestó el Audi A3, auto con el que se perpetró el atentado en el paseo marítimo de Cambrils al hermano Said, abatido por la policía.

Ante varios organismos de comunicación social, Ibrahim Aalla no ocultó el contentamiento con la liberación del hijo mayor todavía vivo, Mohamed.

"Él no hizo nada. Sólo dejó el coche para el hermano. Yo tampoco estaba al corriente de nada ", dijo Ibrahim Aalla.

El miércoles, el ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido Álvarez, y su homólogo francés, Gérard Collomb, hicieron un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados. Se reunieron para discutir una mayor cooperación entre los dos países en materia de terrorismo.

También el miércoles, el procurador de París, François Molins, confirmó que el Audi A3 que fue utilizado por los terroristas en Cambrils estuvo en la zona de la capital francesa una semana antes de los atentados.

Estas declaraciones, donde se enfatizaba la necesidad de intentar percibir las razones de este peculiar viaje relámpago, y el motivo por el cual se desplazaron, dispararon los rumores de un posible y cada vez más cercano vinculo terrorista entro lo sucedido en Barcelona y París, ciudad que ya ha sido un reiterado blanco del terrorismo.

Desde que la sombra terrorista se abatió sobre Cataluña, la policía prosigue las búsquedas en varios lugares relacionados con los miembros de la célula yihadista sospechosa de realizar los atentados.

Mientras tanto, las principales urbes de España se blindan ante este despreciable fenómeno, con la instalación de barreras físicas, y el aumento de presencia de los cuerpos de seguridad, sobre todo, luego de la difusión de un video del Dáesh donde se planea reconquistar Ál-Andalus, antiguos territorios de los califatos.

A pesar de todos los esfuerzos inmediatos que puedan y deben hacer los Estados para no solo frenar sino combatir el terrorismo, deben ser potenciados principalmente por la educación en una vertiente más allá de un ámbito académico; una educación en valores, moral y ética, donde la vida, el ser y en esencia el respeto a la humanidad sean los focos centrales. Hoy, el mundo sufre las devastadoras consecuencias del terrorismo, acciones condenables, basadas en el radicalismo, el extremismo y con un profundo sentido devastador y mediático.

ImprimirCorreo electrónico