Banner prueba2

Las autoridades electorales turcas validan el referéndum pese a sospechas de fraude

El Alto Consejo Electoral de Turquía rechazó este miércoles los diversos recursos para la petición de anulación del referéndum del pasado domingo presentada por activistas de la oposición, tras la aparente victoria de un consecuente aumento de los poderes del presidente Recep Tayyip Erdogan.

La oposición denunció las manipulaciones electorales que serían a favor del "sí", y también disputó una decisión de último minuto del Consejo Electoral para validar las papeletas no marcadas con el sello oficial de las autoridades electorales.

Bulent Tezcan, el vicepresidente del principal partido de la oposición a Erdogan, el CHP, dijo a CNN-Turquía que la posición de la comisión electoral puede producir una "grave crisis de legitimidad" en Turquía.

En una declaración efectuada, hacia sus compañeros de la AKP, el partido de gobierno, el primer ministro Binali Yildrim dijo que era "completamente inaceptable la incitación a la gente a manifestarse en las calles y no reconocer los resultados de la consulta."

Quienes se oponen a las enmiendas a la Constitución y el consiguiente fortalecimiento de los poderes del presidente Erdogan han estado llevando a cabo protestas en las calles de Turquía y prometen no detenerse.

La misión de observadores de la OSCE, Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, también consideró que el referéndum "no se corresponde con las normas europeas" ni la campaña previa al mismo, fue equilibrada o equitativa.

Recordemos que recientemente, la Comisión Europea pidió a Turquía investigar las supuestas "irregularidades" en el referéndum del domingo, cuyo resultado aumentó los poderes del presidente Erdogan, y se pasó de una forma netamente parlamentaria a una forma con un corte totalmente presidencialista.

De acuerdo con un miembro austriaco de la Misión de Observadores del Consejo de Europa, hay una sospecha de que 2,5 millones de votos han sido manipulados.

A su vez, la Comisión Europea advirtió al presidente Erdogan de que un referéndum sobre el restablecimiento de la pena de muerte en su país sería una clara señal de que Turquía no quiere ser un miembro de la familia europea.

Este polémico referéndum, debatía otorgarle poderes casi plenipotenciarios a Erdogan, actual presidente de Turquía, lo cual, a juzgar por su línea y carácter, implicaría un retroceso en una Turquía moderna, democrática y laica, donde el Estado y la religión están separados, y se había evolucionado a altos estándares, en temas tan delicados en esa zona del globo, como los derechos de la mujer. Sin duda, estos resultados, combinados con un desconocimiento por parte de algunos grupos opositores y marcado por presuntas irregularidades, pondrán a una nación clave en la geopolítica internacional, como lo es Turquía, en los encabezados de la prensa mundial.

Fotografía principal: eluniverso.com