Arte

Una nueva novela se suma a la serie Millennium

La novela El hombre que perseguía su sombra, de David Lagercrantz, y que salió hoy al mercado en más de 25 países, continúa la serie Millennium del escritor sueco Stieg Larsson.

Lagercrantz, que en 2015 publicó la novela previa, Lo que no te mata te hace más fuerte, dijo a una emisora de radio sueca que fue mucho más divertido escribir en esta ocasión. 

En el quinto libro de la saga aparecen los dos personajes principales de Larsson: la brillante hacker Lisbeth Salander y el periodista Mikael Blomkvist.

"Siento como si los hubiera incluido en mí", contó Lagercrantz. Pero aunque ha permanecido fiel a ellos, ha añadido sus propios toques para desarrollar la narrativa, explicó. 

Entre los temas que abarca la novela se encuentran los problemas de la denominada cultura del honor, las mujeres, la presión en la libertad de expresión y el periodismo, y "la naturaleza frente a la naturaleza que nos compone", dijo el escritor. 

Stieg Larsson, un periodista que se convirtió en novelista y murió de un ataque al corazón en 2004, alcanzó el éxito póstumo con su trilogía Millennium, que comienza con The Girl with the dragon tattoo (La chica del dragón tatuado), del que se vendieron más de 80 millones de ejemplares en todo el mundo. 

Lagercrantz dijo que había estado reflexionando sobre la elección del motivo del tatuaje de Salander y que quería explorar su pasado. Una visita a la catedral de Estocolmo, donde hay una estatua medieval de San Jorge y el dragón, le proporcionó algunas pistas. 

Lagercrantz tiene contrato para seis volúmenes y ya ha comenzado a escribir la siguiente entrega. 

La trilogía de Larsson ha inspirado varias películas, incluido el thriller psicológico de 2011 basado en la primera novela y protagonizado por Daniel Craig. 

El artista merideño Javier Vivas no anda con rodeos. El domingo 10 de septiembre inaugura “Pintura Concreta”, su primera exposición individual en la galería GBGARTS ubicada en Prados del Este. En 21 piezas, el joven de 24 años reinterpreta el trabajo de los grandes referentes del abstraccionismo geométrico para darles una connotación actual.

“Yo me estoy dando la tarea de revisar el material de artistas consolidados como Soto, Otero, Cruz Diez y sacar elementos que me interesan de esos trabajos para darles un giro, cierta frescura y llevarlos un poco al contexto actual”, dice. “Es perfectamente válido ahondar en los procesos del artista e ir directamente al grano", afirma.

"Menos es más", es una de las frases que describen su obra

Vivas propone una exposición que no tiene más pretensión que la de mostrar su visión sobre el arte moderno y su entorno. "Quiero a dar a conocer mis intenciones, mis ideas y mis proyectos sin tantos rodeos. Ganarme la confianza por mi sinceridad", asegura.

Para estas piezas, Vivas trabaja con pocos recursos para sacarles el máximo provecho. “Me he estado atreviendo a construir obras con pocos elementos que funcionan visualmente. Es un reto complicado”, dice. “Me parece bastante interesante tener un recurso en color bastante reducido y poder darle la vuelta”, explica.

El suizo Max Bill es otro de los referentes de Vivas. “Estoy muy influenciado por la forma en la que él trata el color. Tengo una paleta bastante sencilla. Son colores primarios, secundarios”, comenta. Para algunas piezas también toma como base a las “Nenias” de Gerd Leufert.

Vivas busca reflejar la inestabilidad en la que vive. “Casi todas las piezas, de alguna forma, están diseccionadas: tienen cortes, tiene vacíos o no están totalmente derechas. Trato de ubicarlas en el momento en el que estamos”, asegura. “Por ejemplo, no tengo el uso de materiales constante porque aquí nada es constante”, explica. “Hay una cantidad de materiales distintos que tuve que ir recopilando y eso habla también de la situación actual", añade.

Vivas, quien ha participado en varias exposiciones colectivas en varias ciudades del país y está comenzando a ganar reconocimiento en la escena artística nacional, se siente agradecido por el espacio brindado. “Me siento bastante contento y satisfecho. Bastante nervioso también. Es la primera vez que le doy apertura a un proyecto tan ambicioso para mí", admite.

“Aquí me están dando una oportunidad súper valiosa y que le deseo a mucha gente que anda en el mismo plan que yo", asegura y reconoce que no ha sido fácil entrar en el circuito de galerías.

Coordenadas 

La exposición “Pintura concreta” de Javier Vivas podrá ser visitada del 10 de septiembre al 29 de octubre, en la galería GBG Arts, ubicada en la avenida principal de Prados del Este, Galpón #2 (galpón de lanchas), Caracas. El horario es de martes a viernes de 2 a 6 p.m., sábados y domingos de 11 a.m. a 3 p.m. La entrada es libre.

Para mayor información visitar la página web www.gbgarts.com o seguir las cuentas de Facebook GALERÍA GBG ARTS, Twitter @GBGARTS o Instagram @GBGARTS

El Louvre de Abu Dabi abrirá en noviembre

La franquicia del parisino Museo Louvre en Abu Dabi abrirá sus puertas el 11 de noviembre, según anunciaron los responsables del museo. 

En la nueva institución cultural se expondrán "extraordinarios tesoros" que componen una "instantánea de la creatividad de la humanidad", dijo hoy Manuel Rabaté, director del Louvre de Abu Dabi. El príncipe de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed, calificó en Twitter el museo de "cuna para el arte y la cultura". 

Diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, el Louvre de Abu Dabi debería haber abierto sus puertas en 2013, pero desde entonces su inauguración había sufrido numerosos retrasos por cuestiones económicas y políticas.

Su colección, que mostrará a lo largo de una superficie de exposición de 24.000 metros cuadrados en la isla Saadiyat, ha sido auspiciada por expertos franceses.

Para los pudientes Emiratos Árabes Unidos, que el Louvre tenga una franquicia en su capital es toda una muestra de prestigio. Abu Dabi también aspira a abrir una filial del Guggenheim, aunque por ahora los planes están parados. Los detractores de esta política cultural critican que el país gaste enormes sumas de dinero en obras extranjeras y apenas promocione a artistas locales. 

Diez años sin Pavarotti

Plácido Domingo se refirió a él como "la gloria de la voz". José Carreras lo definió como "uno de los grandes de la historia". Y para Katia Ricciarelli era algo así como  "el Herbert von Karajan de los tenores". Para qué dudarlo: Luciano Pavarotti, quien falleció hace una década, a los 71 años, debido a un cáncer de pancreas en su casa de Módena, Italia, fue uno de los tenores más importantes del siglo XX.

A propósito del décimo aniversario de su muerte, la compañía discográfica Decca Classic acaba de editar El tenor del pueblo, un cofre recopilatorio que reconoce el origen popular de Pavarotti, así como su extrema popularidad.

Porque "Big Luciano", como se le conocía mundialmente, y quien naciera el 12 de octubre de 1935 en las afuerdas de Módena, era hijo de Fernando Pavarotti, panadero y tenor aficionado; y de Adele Venturi, trabajadora en una fábrica cigarrera. De hecho, fue su padre quien lo animó a iniciar estudios de canto lírico, pese a que ya entonces Luciano Pavarotti había mostrado interés por el oficio de corredor de seguros (más tarde, cuando se ve obligado a mudarse a la campiña debido a los ecos de la guerra, quiso ser agricultor; y posteriormente soñó con ser futbolista). 

Las de Beniami Gigli, Giovanni Martinelli, Tito Schipa y Enrico Caruso eran las voces que se escuchaban en casa de Luciano gracias a las grabaciones de su padre. Solo que privilegiaba otra: la de Giuseppe Di Stefano.

Ya a los 9 años, Luciano comenzó a cantar con su padre en el coro de una pequeña iglesia local. Y antes de los veinte se graduó en la Scuola Magistrale.

Sus mentores fueron Arrigo Pola y Ettore Campogalliani. Sus primeras apariciones públicas como cantante fueron en el coro del Teatro de la Comuna, en Módena, y más tarde en La Coral de Rossini, donde demostró su talento. Pero su debut fue el 29 de abril de 1961 como Rodolfo en La bohème  de Puccini en el teatro de ópera de Reggio Emilia.

El papel de Rodolfo se convierte en su carta de presentación y lo graba junto a su coterránea Mirella Freni, dirigido por Herbert von Karajan, lo cantará en La Scala de Milán, dirigido por el célebre Carlos Kleiber en 1979, y en la primera retransmisión televisiva nacional en 1977 desde ese teatro, acompañado por la soprano italiana Renata Scotto.

La consagración absoluta llegó con Tonio, de la ópera La hija del regimiento, de Gaetano Donizetti, junto a la soprano australiana Joan Sutherland, con su difícil aria de nueve notas do de pecho que le hizo merecedor de la portada del The New York Times.

 

El escritor británico y maestro de la literatura de espionaje John Le Carré ha recuperado, 27 años después, a su héroe gris George Smiley para su nueva novela, A legacy of spies.

La obra aparece este jueves y Le Carré protagonizará una rara aparición pública para la ocasión, "Una velada con Smiley", en Londres, dedicada a su personaje de ficción, un "compañero", casi un amigo y un alter ego.

Efectivamente, tienen mucho en común, empezando por el espionaje. Le Carré, cuyo verdadero nombre es David Cornwell, trabajó para los servicios de inteligencia británicos entre 1950 y 1964, y se dedicó a la literatura por entero tras el éxito de El espía que surgió del frío, el primer gran papel de Smiley, en 1963.

También la edad: John cumplirá 86 años en octubre, y su personaje de ficción ronda esa edad. Ambos estuvieron activos en la Guerra Fría que opuso al bloque comunista y a los países occidentales, una mina para las novelas de espionaje. 

La inspiración de Le Carré no se resintió del hundimiento del muro de Berlín. Su siguiente novela sobre el tráfico de armas, The night manager (El infiltrado), en 1993, se convirtió en una serie televisiva de éxito.

John y George comparten ciertos rasgos de carácter. "A los dos nos cuesta recordar los momentos felices. No es algo que me ocurra con naturalidad, tengo que esforzarme", explicaba el escritor este fin de semana al diario The Times.

Comparten discreción, y es inútil buscar a Le Carré en las páginas de sociedad. Tampoco hay nada llamativo en Smiley, un anti-James Bond, cada vez más taciturno con la edad, y seguramente un mejor reflejo de lo que es un espía que el 007 de los Dry Martini, las mujeres y los artilugios sorprendentes. El contraste entre el sex-symbol y el maestro de espías orondo y con gafas es manifiesto, por mucho que sean ambos británicos.

Una grisura plasmada en las diversas adaptaciones al cine de este antihéroe, la última en 2010, en Tinker tailor soldier spy (El topo, 1974), en la que Gary Oldman encarnaba a un Smiley a la caza de un infiltrado.

Las ideas políticas de ambos también son cercanas. "La he escrito en una especie de frenesí durante [Donald] Trump y el Brexit. Odio toda esta operación del Brexit, como Smiley", explicó Le Carré al Times, refiriéndose a la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea.

"Todos los gobiernos culparon a Europa de sus propios fracasos porque nunca se implicaron en la idea de una Europa unida".

Si bien las farragosas negociaciones para la salida de la UE difícilmente darán para una novela de espías, el Smiley de A legacy of spies se muestra profundamente europeo. Cuando su antiguo ayudante Peter Guillam le pregunta si toda su vida trabajó por el Reino Unido, responde "no, por Europa".

Le Carré ahondó en ello al explicar que la Guerra Fría consistió, para Smiley, en la lucha por "el alma de Europa".

"Esa era para él el frente de la batalla de la Guerra Fría, era donde se combatía por el alma de Europa. Así que, cuando echa un vistazo atrás -o lo hago yo, para el caso- ve la futilidad de todo ello", narró el creador de Smiley. 

El poeta chileno Raúl Zurita fue galardonado con el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2017 por "los últimos años creativos de quien ha sido capaz de ampliar y transformar su primera escritura", anunció hoy la presidenta del jurado, la peruana Francesca Denegri.

El jurado del premio, que entrega la Universidad de Talca desde 2001, valoró en la etapa de madurez de Raúl Zurita una estética "marcada por el exceso y un afán de totalidad que se tensiona con el rigor de su escritura, así como el trabajo de una memoria del dolor individual que su poesía universaliza".

"Nos impactó que Zurita ha sido capaz de pasar de una literatura muy personal a un mundo que se va abriendo, y pasa a ser una figura importante de nuestro país y de nuestra cultura en México, la India o España, y ese es un caso poco frecuente en la actualidad", señaló el escritor y crítico literario chileno Pedro Gandolfo.

"El arte reconoce a dos Zuritas, un Zurita muy hermético, muy anterior, en los años 80 y 90, y muy valorado, pero hay un segundo Zurita que comienza en años más recientes, ese fue el que el jurado quiso destacar", añadió Gandolfo.

Raúl Zurita, de 67 años, ganador en Chile del Premio Nacional de Literatura 2000 y del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2016, aportó según el jurado un lenguaje poético "original" con Purgatorio (1979) y Anteparaíso (1982), y cerró el círculo en los noventa con La vida nueva (1994), que se ha visto renovado en libros como INRI (2003) y especialmente en Zurita (2011).

En este último poemario, modula tanto una nueva dimensión autobiográfica entrelazada a la naturaleza y la historia chilena y universal, como la construcción de las relaciones amorosas y las nuevas visiones urbanas encarnadas en Las ciudades de agua (2007).

Ensayos como Los poemas muertos (2006) crean nuevas propuestas de una literatura que ha sido "salvación histórica y personal".

El autor ha acrecentado en sus últimos años su presencia iberoamericana e internacional con traducciones y acciones en las que el recital poético se convierte en comunicación masiva que acerca la poesía a los jóvenes, a los que Zurita dedicó este premio, junto a su mujer, Paulina Wendt.

En su espectáculo más reciente en Kochi (India), basada en el poema El mar del dolor sobre la tragedia de la emigración en el Mediterráneo, y que fue mostrada durante el anuncio del galardón, el poeta dota de un continuo dramatismo a una actividad en la que también la esperanza queda "como posibilidad salvífica de la desolación".

El galardón, dotado con un premio en metálico de 50.000 dólares, será entregado al poeta en noviembre, que se une así a una lista de autores en la que se incluyen las chilenas Isabel Allende y Diamela Eltit, el también chileno Pedro Lemebel, el colombiano Pablo Montoya, ganador el año pasado, o el español Javier Marías.

La Universidad de Talca, ciudad natal de José Donoso (1924-1996) instituyó el premio para preservar la memoria del autor de El lugar sin límites,  Coronación, El Obsceno Pájaro de la Noche y Casa de Campo, entre otras obras, considerado entre los grandes exponentes del llamado "Boom" literario latinoamericano, que emergió en los años 60

Las pruebas genéticas son concluyentes: Pilar Abel Martínez no es hija de Salvador Dalí.

La Fundación Gala-Salvador Dalí ha dado a conocer el resultado de las muestras de ADN que se tomaran al cadáver del genio surrealista, cuyo cuerpo fue exhumado el 23 de julio, y que luego fueran comparadas con las de Abel Martínez, quien meses atrás asegurara ser hija del artista  de Portlligat.

Los resultados obtenidos “permiten excluir a Salvador Dalí como padre biológico de María Pilar Abel Martínez”, ha agregado la Fundación en un comunicado en el que da cuenta del resultado emitido por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses que ha dado el resultado negativo.

“En ningún momento ha habido indicio alguno de la veracidad de una pretendida paternidad”, aseguran desde el centro que gestiona el legado del pintor.

La exhumación del cadáver de Dalí fue considerada necesaria por una jueza para poder estudiar el ADN del pintor, ante la falta de otros restos biológicos o personales. La prueba era considerada imprescindible para el juicio previsto para el 18 de este mes, donde Abel esperaba ser reconocida como hija del pintor, así como poder llevar su apellido y poder heredar la legítima (un 25% del legado), además de acceder a los abundantes beneficiosos que generan los derechos de autor del pintor.

El proceso se inició hace dos años, aunque la figuerense ha asegurado desde 2007 que es hija del pintor surrealista, que murió el 23 de enero de 1989 sin dejar descendencia. Abel nació el 1 de febrero de 1956 en Figueres, según su versión, fruto "de una relación de amistad que se convirtió en amor", en una historia que nunca fue muy creíble porque situaba a Dalí en un escenario lejos de Cadaqués en ese momento. La supuesta hija de Dalí había explicado que su madre, Antonia Martínez, está impedida para moverse de cintura para abajo y tiene algunas lagunas, pero es quien la ha animado siempre a llevar adelante el caso.

Javier Marías presentó su novela Berta Isla

Javier Marías quería escribir una novela corta. Solo que en el camino, no pudo evitarlo, la historia fue tomando cuerpo y ha acabado en 550 páginas que ha bautizado como Berta Isla.

Se trata de su décimo quinta novela, que ha presentado hoy en el Espacio Bertelsmann.

“Me parece milagroso haberla terminado. Tengo una manera de trabajar lenta, hago una página, la corrijo, la reviso, la vuelvo a teclear así hasta tres, cuatro o cinco veces y no sigo hasta que no está terminada. Siempre tengo la sensación de que no podrá leerse con fluidez”, ha dicho Marías, que escribe a máquina.

Berta Isla, se ha dicho, es una falsa novela de espionaje acerca de un espía del M16 que entra y sale de Madrid, de allí que el escritor se haya lanzado hoy un alegato contra las nuevas herramientas de manipulación, la pérdida de "sustancia" de la sociedad y la destrucción del sistema educativo.

"Los medios para manipular hoy en día no tienen parangón con los de otros tiempos. A veces me paro a pensar qué habría sido del mundo si (el ministro de Propaganda nazi, Joseph Goebbels) hubiera tenido Internet, móviles y todo esto", se preguntó.

El novelista español recordó que los nazis lograron convencer a mucha gente en Alemania y otros países europeos solo con la radio, la prensa escrita y algunos noticiarios y películas de Leni Riefensthal.

"Con los medios actuales, la guerra la habrían ganado y el mundo sería nazi. Si es que no lo es de alguna manera. Porque el mundo actual ha incorporado mucho de los nazis", concluyó el también traductor y miembro de la Real Academia Española.

Berta Isla es una historia sobre "la fragilidad y la tenacidad de una relación amorosa condenada al secreto y la ocultación", dijo.

Temas laterales de la novela, como la mayor facilidad con la que la juventud puede ser manipulada, inspiraron al autor una crítica encendida de la superficialidad en la sociedad de hoy.

"Hace 25 años uno no salía a la calle y veía un señor de 70 años en pantalón corto, haciéndose una foto de su propia oreja, o esas cosas que hacen los niños, por poner ejemplos inocuos", puso como ejemplo.

"Ha habido una especie de 'desustancialización' de la gente. Creo que tiene mucho que ver con las prisas, la inmediatez, la impaciencia, la falta de atención, que empieza a ser endémica. Cada vez me quedo más sorprendido con la dificultad de la gente para entender un artículo, incluso un SMS", expresó.

Más allá de las nuevas tecnologías, Marías apuntó a otra causa anterior: "Ha habido una deliberada destrucción del sistema educativo, no ya solo de este país –que desde luego–, sino en la mayoría de los países desde hace 25 o 30 años. Ha sido absolutamente nefasto y desgraciado. Lo veo como una cosa muy peligrosa. Desde hace década se ha habituado a la gente a pensar cada vez menos por sí misma. Si la gente piensa cada vez menos por sí misma, dispuesta a recibir ideas y no cuestionarla, el panorama es cada vez menos halagüeño".