la romantica FM para exclusiva

 

Banner Landscape 2

Arte

El pasado 1 de octubre se inauguró el futurístico espacio de la biblioteca Tianjin Binhai, en China, y que con sobradas razones han apodado como el “mar del conocimiento”. El edificio, construido a base de aluminio y doseles de vidrios, es obra del estudio holandés MVRDV en conjunto con el Instituto de Planificación y Diseño Urbano de Tianjin.

El tesoro de todo bibliófilo

La propiedad cuenta con 33.700 metros cuadrados y la posibilidad de almacenar más de 1,2 millones de tomos. Está estructurada en cinco pisos destinados al entretenimiento, el debate y el encuentro con la esencia original de la lectura: el papel. El nivel más profundo está dispuesto para almacenar libros; en la planta baja se alzan la entrada principal y el auditorio; luego le siguen dos pisos con salones de lectura y varias áreas de salón; el último piso está equipado con oficinas, salas de música y dos terrazas con increíbles azoteas.

El edificio se terminó en tres años

El diseño involucra movimientos esféricos que aportan dinamismo a los estantes que se curvan alrededor de una esfera central llamada El ojo. “Los ángulos y curvas están hechas para estimular los diferentes usos de los espacios, como leer, caminar, reunirse y debatir. El ojo es para ver y ser visto”, expresó Winy Maas, cofundador de MVRDV.

El ojo tiene 21 metros de diámetro

La biblioteca se ha convertido en una sensación en las redes sociales, cautivando a millones de lectores y viajeros alrededor del mundo. Este escenario de ciencia ficción reivindica el poder de los libros convencionales. Recordemos que según un estudio de The Guardian, actualmente la venta de e-books supera los 1 mil millones de dólares.

Las obsesiones de Carlos Sánchez-Vegas

Su madre acababa de morir. Y a Carlos Sánchez-Vegas, el artista plástico venezolano, le tocó regresar a la casa materna para poner todo en orden. Solo que en el clóset de ella, en un rincón oscuro, ubicado en la parte baja, se topó de manera repentina con una bolsa negra que terminó por condicionar de alguna manera sus futuros lienzos.

“Mi primera reacción fue tomar la bolsa y echarla a la basura”, confiesa él. “Solo que no pude evitar abrirla. Y ahí encontré esto”, agrega Sánchez-Vegas al tiempo que señala sus obras más recientes, expuestas desde hace dos semanas en la Galería Spazio Zero, ubicada en la avenida Casiquiare de la urbanización Bello Monte, bajo el nombre de Diario de viaje. Oficio de librero.

“Eran las muñecas de mi hermana, que mi mamá había guardado durante décadas. Y aún no sé por qué ella, que era franciscana y conceptualista, decidió conservar unas muñecas tan feas. No guardó los zapaticos que usábamos mi hermana y yo. No guardó la ropita que llevamos cuando éramos niños. Apartó esto”, explica el artista, que días después del hallazgo comenzó a hacer bocetos en sus cuadernos personales de dibujo.

La cabeza de hule de un recién nacido. El rostro y los cuerpecitos de una parejita –hembra y varón-, de ojos saltones, vestida con uniformes de “botones de un hotel”. Una niña escocesa de cabello rubio y piel de plástico. Todos terminaron inevitablemente por saltar (literal y metafóricamente) a los cuadros de Carlos Sánchez-Vegas, quien les ha abierto espacio en la primera sección de la muestra: Diario de viaje, formada por las propias figuritas de su hermana (que ha empacado como si se tratara de artículos de venta de una juguetería), así como por lienzos y papeles antológicos que repasan algunas de las obsesiones temáticas (los payasos, las marionetas, las damas) del autor en los últimos veinte años. Piezas que le permiten reflexionar, además, acerca del tema del tiempo, los recuerdos, la memoria, y la infancia.

izquierda
Las marionetas forman parte del universo artístico de Carlos Sánchez-Vegas

Fue hace casi dos décadas, explica el discípulo de Mercedes Pardo, que su vida (y su obra) dio un giro radical por causa de dos derrames cerebrales y un infarto.

“Eso no solo me cambió la vida: Cambió mi relación con el arte.  Eso de vivir para la vanguardia, de estar todo el tiempo cambiando, de soportar  la angustia de cubrir las expectativas de los otros, se acabó por completo. Entonces comencé a vivir solo para lo que yo quería pintar. Y no fue una decisión plástica únicamente. También fue algo personal.  Decidí que lo que me interesaba de la vida no era la familia ni el apellido, ni el grupo social, ni los amores, ni el carro. Decidí que tenía una misión por cumplir: Mi trabajo. Me volví espartano y comencé a salir de gente tóxica y de actividades que ya no me interesaban. Incluso dejé de sufrir por el arte. ¿Por qué tenemos que sufrir a Shönberg si nos podemos quedar hasta (Gustav) Mahler? Yo prefiero disfrutar a (Madama) Buterfly pese a que me digan cursi y patético, pero la verdad es que todos hemos llorado por amor”, argumenta él, que sostiene que fue tal su cambio que es muy difícil justificar ahora los primeros quince años de su carrera, que inició formalmente en la galería Estudio Arte Ocho.

Oficio de librero, el segundo apartado de la muestra, alberga en cambio los cuadernos personales de Carlos Sánchez-Vegas. Suerte de diarios personales en los que ha trazado con líneas y bocetos algunos de los acontecimientos más importantes de su propia historia. Libros que, explica, solo había mostrado antes a unos pocos amigos. Hasta ahora.

“Yo nunca pensé exponer mis libros. Muy poca gente sacaba antes sus diarios de la gaveta, pero  ese pudor con el que nos criaron como que desapareció. Y esto me permite además mostrarle a la gente lo complicado que es pintar un cuadro. O mejor: Cuántos trabajos hace un artista antes de presentar un proyecto”, apunta Sánchez-Vegas, que le ha abierto al público entonces los bocetos que hizo para la muestra de la Ópera en el año 2000, los de los caballos y las fachadas de las catedrales en 2006, y también los del circo, las marionetas, los visitantes de la playa (Paradise Beach), y los que ha hecho hasta ahora acerca de “La caída del ángel”, proyecto en el que ha venido trabajando en los últimos años.

De lo que se trata todo, concluye el artista, es de reivindicar la pintura. Y mejor aún: De resaltar el virtuosismo de la pintura.

“Mercedes Pardo me contó esta anécdota: El día que Alejandro Otero inauguró su exposición de las Cafeteras en el Museo de Bellas Artes, escuchó una conversación entre Pedro Ángel González y Luis Alfredo López Méndez. Uno le decía al otro: ‘Creo que hoy perdimos al mejor pintor que ha dado Venezuela’”, dice Sánchez-Vega, quien continúa:

“La llegada del arte pop es absolutamente lógica después del impresionismo. Pero cuando estudias el siglo XX, nadie te dice que hubo un montón de gente a la que no le interesó las vanguardias, como a (Joaquín) Sorolla, y que siguió haciendo su pintura. Y esta exposición me permite desmontar el discurso de las vanguardias. Así que cuando (Tristan) Tzara y los dadaístas decretan la muerte la muerte de la pintura, yo digo: ‘Viva la pintura’. Siempre pintaremos, porque lo hacemos incluso antes de aprender a hablar.  Es imposible suprimirlo. ¿Y por qué hacerlo? ¿Por qué tenemos todos que consumir ideas? Entonces eso es lo que yo trato de reinvindicar”, remata Sánchez-Vegas. 

centrado
Las muñecas que guardó su mamá durante años se convirtieron en objeto de los lienzos de Carlos Sánchez-Vegas

Sean Penn publica su primera novela

Ha hecho de periodista: En 2008 entrevistó al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, y en 2015 al narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán, mejor conocido como “El chapo”. Solo que Sean Penn, el actor, productor y director estadounidense, ahora hace de escritor con una novela que ha bautizado Bob Honey who just do stuff.

Se trata de la primera novela de Penn, quien se alzara con el Óscar de la Academia por su actuación en Río místico (2004) y Milk (2009), y quien consiguió que la editorial Artia Books lo publicara.   

Se trata de una ampliación del audiolibro que publicó Sean Penn, hoy de 57 años, bajo el seudónimo Pappy Pariah.

“Fue al poco de terminar de narrar la versión corta de Bob Honey cuando comencé a sentir que solo había arañado la superficie de esta historia que quería contar”, ha dicho él en un comunicado acerca de la novela que se publicará en marzo de 2018. “Expandir esa idea original en una novela completamente realizada ha sido un desafío emocionante”, añadió.

De esta manera, el anuncio de la publicación resuelve el misterio de quién es Pappy Pariah, ya que en ese momento el actor negó que se tratara de sí mismo (algo ahora confirmado), alegando que el señor Pariah era alguien a quien había conocido casi 40 años antes en un bar de Key West.

La editorial Artia Books describe la obra como una “novela oscuramente humorística” que cuenta la historia de Bob Honey, un hombre de mediana edad, divorciado y desilusionado que tiene muchos oficios: Especialista en aguas residuales, proveedor de productos pirotécnicos y asesino a sueldo de una misteriosa agencia gubernamental que paga en billetes pequeños.

Italia enamora a Caracas por una semana

El Patronato de la Presidencia de la República Italiana, la Embajada de Italia y el Instituto Italiano de Cultura de Caracas se han unido nuevamente para presentar en la capital venezolana la XVII Semana de la Lengua Italiana en el mundo y la II Semana de la Cocina Italiana en el mundo. La programación de esta celebración, que se llevará a cabo a partir de este lunes 6 hasta el sábado 11 de noviembre en Caracas, abarcará actividades referidas al cine, la arquitectura, la literatura, la gastronomía, la ópera y el teatro del bel paese.

A esta serie de eventos, que cuentan con la colaboración de la Cámara de Comercio Venezolana-Italiana, el Trasnocho Cultural, las librerías El Buscón y Lugar Común, y la Alcaldía de Baruta, se han sumado empresas italianas que hacen vida en el territorio venezolano como Ghella, Astaldi, Trevi, Vinccler, Salini Impregilo, Fundavag-Vagnoni y Bulkguasare  de Venezuela.

Lunes 6 de noviembre

Con las palabras del Embajador de Italia en Venezuela Silvio Mignano, quien dará paso al Preludio e antipasto de la semana, se dará inicio a la programación, a las 6:00 p.m., en el Instituto Italiano de Cultura, en Altamira. En el marco de esta actividad, se presentará el video Italiano: parola del mundo, que contará con los comentarios del profesor Marco Diamanti.

Martes 7 de noviembre

Bajo el lema El cine italiano, el italiano en el cine, se exhibirá la primera de cinco películas realizadas en ese país europeo en los últimos años, elegidas a propósito de esta cita. La prima cosa bella de Paolo Virzi (2010), será presentada por José Pisano, Director General de Cinematográfica Blancica y Director de Programación Cines Paseo, a las 2:30 p.m., en el Cine Plus 1 de Trasnocho Cultural de Paseo, en Las Mercedes.

En el Espacio Plural de este mismo centro cultural, a las 4:30 p.m., se presentará la lectura escenificada de Uno, ninguno y cien mil, obra del dramaturgo siciliano Luigi Pirandello, con guión y dirección de Antonio Costante y los actores Jorge Palacios, Juan Carlos Ogando, Armando Cabrera y Diana Volpe. 

Seguidamente, a las 5:45 p.m., se ofrecerá la conferencia El Italiano: la lengua del arte, dictada por el profesor Marco Diamanti, en la librería Lugar Común.

La velada culminará con una degustación de especialidades de la comida regional italiana, presentada por Verioska Marcano, en el café Soma, a las 7:30 p.m.

Miércoles 8 de noviembre

Nuevamente, José Pisano se integrará a la cita para presentar la película Il capitale umano de Paolo Virzi (2013), en Cine Plus 1 de Trasnocho Cultural, a las 2:30 p.m.

El Embajador de Italia Silvio Mignano dictará la conferencia El Italiano: la lengua de la cultura. Utilizando los textos de algunos poemas de la literatura italiana, desde el Siglo XIII hasta la contemporaneidad, el Embajador Mignano ofrecerá un recorrido a través de las palabras de la lengua italiana, de su evolución y a la vez de su homogeneidad durante los siglos. Esta actividad está pautada para la 4:30 p.m., en el Teatro Lounge.

En la librería Lugar Común, a las 5:45 p.m., se realizará un diálogo con Graziano Gasparini, el gran arquitecto ítalo-venezolano nacido en Venecia en 1924, quien dictará la charla El Italiano: el lenguaje de la arquitectura y presentará su último libro Arquitectura y NO. El público tendrá la oportunidad de escuchar al autor en una conversación moderada por Garcilaso Pumar, editor venezolano.

Jueves 9 de noviembre

El filme La pazza gioa de Paolo Virzi (2013) será presentado por José Pisano, a las 2:30 p.m., en Cine Plus 1 de Trasnocho Cultural.

A las 4:30 p.m., el editor y experto en gastronomía Miro Popic  dictará la charla La lengua italiana en el conocimiento de la cocina venezolana, en el Lounge del Teatro Trasnocho.

Asimismo, se realizará el bautizo del libro Mezzogiorno in Venezuela, presentado por el Embajador de Italia Silvio Mignano y la poetisa ítalo-venezolana Flavia Pesci Feltri, a las 5:45 p.m., en la librería El Buscón. Se trata de la antología de los mejores doce poetas contemporáneos venezolanos, traducidos al italiano y publicados contemporáneamente, en edición bilingüe, en Italia por el editor Robin-Biblioteca del Vascello y en Venezuela por el editor El Estilete. Las poetas Gabriela Kizer, Jacqueline Goldberg y Carmen Verde intervendrán en una lectura compartida de sus versos, en italiano y en español.

Ese mismo día, en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, se presentará una de las óperas más conocidas de Gaetano Donizetti, El elixir de amor, a las 6:30 p.m.. El montaje, que volverá a escena a la misma hora y en el mismo lugar en una segunda función al día siguiente, es coproducido por la Fundación Teatro Teresa Carreño, la Embajada de Italia y el Instituto Italiano de Cultura, a beneficio de la Fundación Huellas de Bondad. La pieza está a cargo de Miguel Issa, como director de escena, con la participación protagónica de la soprano Génesis Moreno y el tenor Reinaldo Droz, acompañados por el barítono Franklin De Lima, el barítono-bajo Álvaro Carrillo y la soprano Annelia Hernández, a quienes se sumará el Coro de Ópera Teresa Carreño y la Orquesta Sinfónica de Venezuela, bajo la dirección de Alfredo Rugeles.

Viernes 10 de noviembre

Llegará la cinta La sedia della felicitá de Carlo Mazzacurati (2013), presentada por José Pisano, a las 2:30 p.m., en el Cine Plus 1 de Trasnocho. 

A las 4:30 p.m., en el Lounge del Teatro Trasnocho, se presentará I promessi spossi de Alessandro Manzoni, una lectura a dos voces de fragmentos de la obra, a cargo de Antonio Costante y Diana Volpe,  leídos en su lengua original, el italiano, en traducción simultánea, para que el espectador pueda admirar la riqueza sonora del italiano y compararlo con el español.

Las actividades continuarán con el conversatorio del reconocido barista Pietro Carbone, Italia y el amor por el café,  una demostración de la elaboración de un buen café, a las 5:45 p.m., en la librería Lugar Común. Se podrán escuchar sus relatos sobre la explotación y comercialización del café a lo largo de la historia, la fascinante narrativa de los primeros inventos, patentes y máquinas que se fabricaron para obtener la deliciosa y estimulante infusión y de añejísimas cafeterías que todavía brillan en toda Italia.

Sábado 11 de noviembre

La semana concluirá con Scialla, película de Francesco Bruni, que culminará con un cine foro, que tendrála participación del Embajador de Italia en Venezuela Silvio Mignano, y de José Pisano, Director General de Cinematográfica Blancica y Director de Programación Cines Paseo. Esta cita se realizará a las 10:00 a.m., en el Cine Plus 1 de Trasnocho Cultural, en Paseo Las Mercedes.

+Información:
www.iiccaracas.esteri.it 
www.cavenit.com  
www.trasnochocultural.com
Facebook: Librería Lugar Común
Twitter: @LibreriaLC | @elbuscon1

La Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas quiere regalarle a la ciudad capital un concierto tardío en honor a sus 450 años. El sábado 18 de noviembre cierra el ciclo de conciertos “Historias, cuentos y leyendas” con el estreno mundial de la obra “Caracas nuestra de cada día”, de la reconocida compositora Diana Arismendi junto a la presentación de piezas de Inocente Carreño, Alfredo Marcano y Gonzalo Castellanos a cargo de la dirección de Alfredo Rugeles.

“El ciclo se caracteriza porque todas las obras no son netamente musicales sin ningún sentido sino que realmente es música que cuenta una historia y es un concierto que va a acompañado de imágenes e ilustraciones”, explica Daniel Gil, director de la Orquesta Sinfónica Municipal.

“Este concierto es muy particular porque está dedicado a una ciudad que también está llena de historia, mitos y leyendas como lo es Caracas, que acaba de cumplir 450 años”, asegura el director. “¿Qué mejor manera como artista de rendirle un homenaje con lo mejor que sabemos hacer que es tocar música?”.

¿A qué suena Caracas?

Diana Arismendi cuenta que lleva desde enero trabajando en la pieza “Caracas nuestra de cada día” pensando en el aniversario de la ciudad. Pero se vio interrumpida por el acontecer político del país. “Cuando se vio como venía la situación empecé a perder el ímpetu, tenía menos tiempo, menos energía y emocionalmente llegó un momento en el que tuve que parar la composición”, cuenta. “Una obra para celebrar la ciudad tiene que tener un aire de fiesta y lo tiene, efectivamente, al final de la obra. Aunque yo hubiera querido no podía terminar porque no tenía el final. ¿Cómo termina una cosa festiva cuando la ciudad está de luto?”. Sin embargo, hace unas seis semanas logró el cometido. 

La maestra Diana Arismendi

Arismendi logró captar la sonoridad de Caracas a través de las diferentes horas del día. “La Caracas que todos llevamos dentro es muy visual: Caracas es el Ávila, el valle o la guacamaya”, explica la profesora. “Pero para un músico, Caracas es otra cosa. Caracas es sonoridad. La primera que viene a la mente son los pájaros. Caracas es una ciudad llena de pájaros. La obra empieza con los pájaros de la mañana. Lo que intento hacer como músico es un paisaje sonoro”, comenta. “Hay cosas que son disonantes, hay horas que son más calmadas como después del mediodía o la hora de la siesta y termina como uno aspiraría a que siguiera siendo Caracas de noche: una fiesta”, afirma.

La maestra también tomó los estilos musicales típicos de la capital para incorporarlos a su obra como el merengue. “Siempre estuvo en mi cabeza una canción de La Billo’s que se llama ‘Canto a Caracas’. Yo cito la frase “es que yo quiero tanto a mi Caracas", eso es festivo. Eso es lo que le quiero decir a la ciudad”, asegura. También cita al himno nacional venezolano. “Está allí porque lo canté tanto en la calle y fue un cúmulo de sensaciones durante esos meses (de protesta) que si estoy haciendo un retrato de la ciudad, un retrato sonoro, es parte de ella”, asevera.

Junto al estreno de la pieza de la maestra Arismendi, la Orquesta Sinfónica estará interpretando las obras: “La ciudad de los techos rojos” de Inocente Carreño, “Suite Caraqueña” de Gonzalo Castellanos y “Sinfonía del Ávila” de Alfredo Marcano. 

Destacar lo venezolano

“Tenemos muchas semanas trabajando en este ciclo. Ha sido muy bonito de construir y hemos sentido esa receptividad del público que ha sido muy agradecido con este ciclo”, asegura Gil. Para el director, este tipo de iniciativas es importante porque se dan a conocer las composiciones de músicos venezolanos como José Agustín Sánchez, presentada en el anterior concierto. “Él es un compositor residente y ninguna otra orquesta tiene un compositor residente. Realmente nos sentimos muy privilegiados, creemos que una figura muy importante”, recalca.

Fotografías: Cortesía 

La larga trayectoria novelística, periodística y ensayística desarrollada por Rosa Montero le ha valido hoy el Premio Nacional de las Letras Españolas 2017, que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y que según la escritora le sirve para tapar su agujero de inseguridad.

El jurado ha reconocido a la escritora madrileña por su larga trayectoria novelística, periodística y ensayística, en la que ha demostrado brillantes actitudes literarias y por la creación de un universo personal, cuya temática refleja sus compromisos vitales y existenciales, que ha sido calificado como la ética de la esperanza, informó hoy el ministerio en una nota.

La escritora recibió la noticia emocionadísima, según reconoció a Efe, porque este galardón le aporta alivio y sosiego y en cierto modo tapa aunque sea temporalmente, el agujero de inseguridad que tienen todos los novelistas.

Reconoce que llega además en un año duro en lo personal por la muerte de algunos amigos muy queridos, por lo que ser reconocida por la brillantez con la que ha desarrollado su larga y variada trayectoria le aporta una alegría inmensa y maravillosa y una sensación como de alcanzar la visibilidad.

Aunque asegura que su primer premio son los lectores, le alegra recibir el mismo galardón, que distingue el conjunto de la labor literaria de un autor español y está dotado con 40.000 euros (46.000 dólares), que otros grandiosos autores recibieron.

La autora, tan vocacional que espera seguir escribiendo hasta que muera, trabaja ahora en la tercera entrega de Bruna Husky, el androide de combate que ha protagonizado Lágrimas en la lluvia y El peso del corazón y el personaje que siente más cerca de sí misma, aunque esté lejos de ser una replicante que trabaja como detective privado en el siglo XXII.

"No verá la luz hasta primeros de 2019, con mucha suerte finales del 2018", dice.

Es también autora de las galardonadas La hija del caníbal (Premio Primavera de Novela en 1997), La loca de la casa (2003; Premio Grinzane Cavour al mejor libro extranjero publicado en Italia en el 2005 y Premio Roman Primeur 2006 en Francia) e Historia del rey transparente (2005; Premio Mandarache 2007).

Y de otras muchas, pero no siente que le quede algún tema pendiente por abordar en su obra, porque será ese asunto el que se asome a su mesa de trabajo. "Los libros son sueños que se sueñan con los ojos abiertos y los sueños no se escogen, como tampoco las historias, que te escogen a ti", asegura.

Montero, que estudió Periodismo y Psicología, empezó a publicar en diversos medios informativos, prólogo de lo que sería su etapa en exclusiva para el diario El País, que comenzó en 1976 y donde fue redactora jefa del suplemento dominical durante 1980 y 1981.

En 1978 ganó el Premio Manuel del Arco de Entrevistas, en 1980 el Premio Nacional de Periodismo para reportajes y artículos literarios y en 2005 el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid a toda una vida profesional.

Por eso, como periodista, ve un panorama en el que los medios de todo el mundo están haciendo la travesía del desierto porque no se encuentra el modelo de mercado para ganar dinero en la sociedad de las nuevas tecnologías, si bien es optimista porque las democracias necesitan unos medios de comunicación fuertes y se acabará encontrando el camino.

Su obra ha sido traducida a más de veinte idiomas y es doctora honoris causa por la Universidad de Puerto Rico, además de Premio Internacional Columnistas del Mundo 2014 y Premio José Luis Sampedro 2016. 

Son 14 músicos. Y diez bailadores. Y todos pertenecientes a la agrupación musical Vasallos de Venezuela, que se subirá al escenario del Centro Cultural BOD el domingo 12 de noviembre, a las 4:00 de la tarde, para ofrecer su espectáculo Senderos, un recorrido por algunos cantos, danzas y canciones del folclore y la tradición nacional.

“Iniciamos nuestras labores con la Fundación Bigott bajo el nombre de Vasallos del Sol, pero desde el 2012 estamos trabajando de manera independiente con el nombre de Vasallos de Venezuela. La agrupación está integrada por 24 artistas profesionales que saldrán a escena a dar lo mejor de sí, de los cuales 14 son músicos y 10 son bailadores, todos trajeados con la vestimenta y la fantasía típica de cada región y la alegría que nos caracteriza”, afirma Jesús Rondón, director musical de la agrupación, que ya llega a los 27 años de trayectoria, acerca del espectáculo.

Senderos , que estará dividido en cinco segmentos, ofrecerá una mirada retrospectiva de la esencia cultural que identifica el país en 20 piezas musicales.

“Primero realizaremos unos cantos a capela que hemos llamado ‘La voz desnuda’. Unos cantos en los que se expone la magia musical, la pasión y los sentimientos femeninos de la agrupación. Luego tenemos 'La costa cimosa', que habla de la música del Caribe y de los bailes intensos que se hacen en nuestras costas, en Barlovento, Yaracuy, Aragua y Carabobo. Acto seguido habrá un espacio en el que, con todo el aprendizaje adquirido a lo largo de los años, ofrecermos cantos nuevos, tocaremos y haremos coreografías. Y cerraremos con un vistazo hacia el sur, específicamente a la región de Guayana, con el calipso de El Callao. Y también tendremos el acostumbrado emsamble de tambor, con los diferentes toques que los caracterizan y que hacen vida en nuestro país, como los de Falcón, Caraballeda, Barlovento, Carabobo, San Millán y Puerto Cabello”, finaliza Rondón.    

Lo mejor del folclore venezolano en un espectáculo llamado 'Senderos'

La esposa del gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló, Beatriz Rosselló, se convirtió en tendencia en apenas segundos por un gazapo que tuvo durante una entrevista en la estación de radio WKAQ. 

¿Qué fue lo que sucedió? Al ser consultada acerca de si pensaba llevar al inglés la canción de su iniciativa "Unidos por Puerto Rico", Beatriz Rosselló, de 32 años, respondió: “Igual que Paulo Coelho hace su libro de Cien años de soledad,verdad, en inglés, y llega a más personas, entendemos que sí, que la vamos a estar haciendo en inglés, con artistas de Estados Unidos también”.

Unos segundos después, luego de que le pasaran una nota en la que le informaban de su error, Rosselló corrigió: "Mira, ahorita dije Cien años de soledad, es Gabriel García Márquez, no Paulo Coelho, me equivoqué ahí".

Solo que el error ya había sido apuntado en Twitter, donde rápidamente se convirtió en tendencia en Puerto Rico con el hashtag #LasNovelasDeBea, a través del cual el público propuso adivinar los autores de obras clásicas como La Odisea, Don Quijote o La divina comedia.

“La Odisea de Homero Simpson #LasNovelasDeBea”, fue uno de los mensajes que se publicaron en la red social, así como  “Don Quijote de la Mancha por Dante Alighieri #LasNovelasDeBea”. O “La Guaracha del Macho Camacho por Pedro Calderón de la Barca #LasNovelasDeBea”.

Beatriz Rosselló confundió al gurú brasileño de la autoayuda Paulo Coelho con el colombiano Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura.