la romantica FM para exclusiva

 

Banner Landscape 2

Willy McKey: Obedezco a mis ganas de escribir

En cada rincón de esta vida es posible toparse con pasiones que sólo requieren de un empujón para que se consumen. Precisamente, por estos días, Willy McKey llega para motivar a quienes coquetean con la escritura, pero aún no se atreven a dejarse llevar por ella, de manera plenamente consciente y con el gusto que eso implica. Así, McKey se convertirá en una suerte de celestino de la pluma. Y es que el poeta, cronista y articulista venezolano, ganador del Premio Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas, ofrecerá sus Apuntes para no enloquecer ¿Qué hacer con las ganas de escribir? Se trata de una conferencia que presentará en el marco del Espacio de Inspiración del Centro Cultural BOD, el próximo sábado 2 de diciembre, a las 10:00 a.m., en La Castellana, Caracas.

-¿Qué hace usted con sus ganas de escribir?

-Uno debe ser generoso con sus apetitos, con sus ganas. Muchas veces nos convencemos de que eso que nos provoca está por debajo en importancia de lo que debemos hacer, por una especie de imposición de normas que están peleadas con el placer. Con las ganas de escribir hago lo que debe hacer la gente con sus ganas de correr, de ir a la playa, de comer dulces: las obedezco y escribo. Si se tienen ganas, hay que escribir. Aunque se tengan tan a mano los argumentos de que no se cuenta con tiempo o que tenemos algo más importante que hacer.

-A propósito del título de su conferencia… ¿Qué tiene que ver escribir con la sanidad mental?

-Mucho. Escribir hace que lo que deseas, lo que imaginas, haga cuerpo: pase por el cuerpo. Muchos confunden escribir con publicar, pero no todo lo que se escribe se hace público. Tal como opera nuestra mente frente a las frustraciones, las decepciones, los fracasos, no todo queda manifiesto. Lo que aparece, lo que se ve, es lo que expresa mejor eso que tenemos por dentro. En unas condiciones en las cuales todos los poderes parecen empeñados en impedir que imaginemos, escribir es una de esas acciones rebeldes que consiguen sumar un propósito a la catarsis.

-¿De qué se trata la conferencia que ofrecerá próximamente en el Centro Cultural BOD?

-Si tengo que resumirlo en una idea, se trata de reencontrar en la palabra una potencia expresiva que nos permita hacer frente al exceso, tanto en lo que escribimos como en lo que decidimos leer. Por eso, no es un evento exclusivo para escritores, sino para quienes creen que tiene sentido imaginar un tiempo mejor que podemos ir nombrando juntos desde ahora. No desde un espacio místico ni abstracto, sino práctico y palpable. La palabra transforma, porque nombra. Nosotros tenemos que empezar a hacernos responsables de lo que pueden hacer las palabras.

-¿Qué aspectos abordará en esta conferencia?

-Las ganas de escribir como algo legítimo que no es sólo para iniciados. La escritura como ejercicio de pensamiento. La imaginación como dimensión, distancia y efecto. La posibilidad de expresarnos por escrito como una vía para aclarar la visión del futuro común. Nuevas maneras de aprender a escribir y no morir en el intento. Manejo de la frustración creativa.

-¿Cómo surgió la iniciativa de realizar este evento?

-Existe una rara idea de que la gente cada vez lee menos, que deja por fuera el fenómeno real de que la gente está escribiendo más. Ahí existe un espacio importante de incidencia, de acción real sobre el mundo. Desde ahí partimos.

-Verdaderamente… ¿Sólo basta con tener ganas de escribir para hacerlo?

-En realidad, es lo único que se necesita.

ImprimirCorreo electrónico