banner apasionados ene2017

Arte

La novela La ciudad y los perros (1963) no fue únicamente una "gran aventura" sino lo que le permitió a Mario Vargas Llosa vencer las dudas que tenía con su vocación de escritor.

Así lo expuso el escritor peruano en la primera de cuatro conferencias que dictará en la Universidad de Chicago (Illinois, EE.UU.) en torno a "El escritor y sus demonios". Una conferencia en la que el premio Nobel de Literatura 2010 aseguró que descubrió desde muy joven los problemas sociales y políticos del Perú y siempre se preguntaba cómo se puede ser escritor en un país donde muy poca gente lee.

"Los pobres no leen porque son ignorantes y los ricos (no leen) porque le dan poca importancia a la cultura y la literatura, y también son ignorantes", expresó.

Vargas Llosa reveló que los problemas morales que le planteaba su vocación se disiparon cuando ingresó a la universidad donde su pensamiento fue "impregnado por las ideas de los filósofos franceses", en particular Jean Paul Sartre, para quien hacer literatura era una forma de participar en los cambios históricos de manera muy efectiva.

"Sartre me convenció de que con la vocación literaria uno no actuaba de manera despectiva sobre los problemas de la sociedad, sino que los cambios en sus orígenes eran siempre ideas", expresó a la agencia de noticias EFE.

La ciudad y los perros fue su primera novela, publicada en 1963 y considerada de trascendental importancia porque colocó a la narrativa peruana en el llamado "boom latinoamericano", junto con diversos autores de Latinoamérica.

Vargas Llosa estudió dos años de educación secundaria en el Colegio Militar de Lima, entre 1950 y 1951, y usó sus vivencias con la severa disciplina militar para escribir sobre los perros, como se llamaba a los cadetes de tercer año, que son los personajes de la novela.

El escritor dijo estar muy agradecido con su padre por haberlo enviado a ese colegio, aunque su intención era tratar de alejarlo de una vocación que consideraba como "un pasaporte al fracaso".

"Para mi padre, los escritores eran bohemios casi marginales y no muy viriles, y pensó que la rigurosidad de un colegio militar sería la cura para mi vocación extravagante", relató.

Vargas Llosa indicó que los años en el colegio le permitieron aprender sobre la realidad social del Perú, de la que vivía aislado, y obtener la información para comenzar a escribir la novela en el otoño de 1958, en Madrid (España), y terminarla en una buhardilla de París (Francia) en 1961.

El primer título fue Los impostores, luego lo cambió por La ciudad y las nieblas, y al final por sugerencia del crítico peruano José Miguel Oviedo, se decidió por "La ciudad y los perros".

El borrador inicial tenía 1.200 páginas, y fue rechazado por varias editoriales españolas y latinoamericanas antes de ser aceptado por Seix Barral, de Barcelona.

Sin embargo, el original permaneció guardado en un cajón durante mucho tiempo hasta que el editor Carlos Barral lo leyó, y decidió publicarlo, no sin antes tener que maniobrar para esquivar la censura de la dictadura de Francisco Franco.

En Perú, la reacción de los militares a sus relatos sobre las intimidades del colegio fueron drásticas: hasta quemaron varios ejemplares como protesta y lo consideraron un "traidor" de la patria.

"Eso le dio gran publicidad al libro y me dejó con la duda de si fueron los militares los que lo convirtieron en un best seller en Perú", bromeó el escritor.

Vargas Llosa también reveló que siempre odió el título El tiempo del héroe que le pusieron a la traducción de su primera novela al inglés, porque el editor consideró que "La ciudad y los perros" no tenía suficiente gancho.

"Fue además una demostración de que el escritor no tiene control total sobre su obra", agregó Vargas Llosa durante su conferencia, que tuvo que interrumpir dos veces y disculparse ante el público porque le sonó el teléfono móvil que tenía en un bolsillo.

Larry Fink es una leyenda de la fotografía. Con más de 55 años de extensísima trayectoria, ha recibido galardones como el Best of Show en Francia o el prestigioso Infinity Award for Lifetime Fine Art Photography del Centro Internacional de Fotografía (ICP) en 2015. Sus obras se han expuesto en el MOMA, en el Museo Whitney de Arte Moderno, en el Museo de L'Elysée de Lausana y en el Museo de la Fotografía de Charleroi en Bélgica. Por esta, y mil razones más, Giorgio Armani presentó una distinguida exhibición con fotografías emblemáticas de Fink.

La exposición está en el edificio Armani/Silos de Milán | Fotografía: twimg

La muestra se llama The Beats and The Vanities e incluye 125 fotografías en blanco y negro. El recorrido está dividido en dos partes: la primera se enfoca en un viaje autostop de Fink alrededor de toda América; la segunda es un compendio de fotos de las fiestas más pomposas de Vanity Fair y los espectáculos más brillantes de Hollywood entre el 2000 y 2009.

Encontré en Fink una habilidad para capturar la forma y la línea de una manera tan fluida, algo con lo que realmente puedo relacionarme como diseñador (…) Fink es un fan del jazz, y casi se pueden ver estas imágenes en términos de composición musical; hay mucho que un diseñador de moda reconoce aquí”, dijo Armani en una conferencia de prensa.

“The Beats and The Vanities” estará abierta hasta finales de julio | Fotografía: azyaamode

El diseñador de modas escogió su edificio Armani/Silos para esta exposición porque considera que la construcción es un ser vivo que alimenta el intercambio cultural en Milán. El inmueble, que antes era un granero de Nestlé, fue inaugurado en 2015 y cuenta con 4.500 metros divididos en cuatro pisos.

Fotografía principal: twimg

Efraím Contreras es un ejemplo de éxito. El joven de 28 años de edad no sólo es un prodigio musical y ha desarrollado una carrera en el mundo de las leyes, sino que además se desempeña como locutor y empresario. Como músico, uno de sus logros más importantes fue haber representado a Venezuela en el Concurso Yamaha de composición a los 13 años quedando en el Top 10, gracias a su pieza Kaleidoscopio que superó a otras 300 mil composiciones de todo el mundo.

Sobre su pieza ganadora, comenta: “Busca recorrer todos los estados de Venezuela. Es muy variada, tiene matices y fue grabada en vivo. El piano es el instrumento predominante, pero tiene violín, tiene percusión, tiene maracas y tiene instrumentos autóctonos de nosotros. Yo quería llevar la expresión o el folklore venezolano desde un punto de vista clásico”.

Con tan sólo 3 años, Contreras descubrió su pasión por la música gracias al piano que compró su mamá con la intención de ella aprender a tocarlo. Contreras asegura que vio el instrumento como un juguete y fue allí cuando se acercó a él con curiosidad. A pesar de que su madre no pudo aprender a tocar, se dio cuenta de que su hijo sí tenía cierta inclinación (y talento) para la música.

Es así como Efraím empieza a estudiar con el método Estrellita en la escuela de música Yamaha. “Es un método que desarrolló Yamaha Internacional, donde uno empieza a aprender lo más básico sobre música, como el solfeo y a ganar agilidad en la parte auditiva”, afirma. Fue en ese momento que descubrió que era oído absoluto, es decir, que puede reconocer cualquier nota musical con tan sólo escucharla.

A pesar de su gran talento, Contreras asegura que algunos aspectos no eran tan sencillos. “Yo primero aprendí a escribir música antes que a leerla. Me costó aprender a leer”, recuerda. De niño, además, también tuvo contacto con otros instrumentos como la guitarra, el cuatro y la batería. “Pero el piano siempre fue el principal”, dice con una sonrisa.

Con Yamaha, siguió formándose como músico. Ascendió a los niveles de avanzado, de extensión y llegó a grado 6, uno de los pocos en el país. “Los considerados maestros en Japón son grado 3, y yo llegué a grado 6”, asegura con orgullo. También realizó cursos de composición.

A pesar de que la música es una parte inherente de su vida, no es lo único que ha llamado su atención. “De muy joven también me gustó la oratoria y las leyes”, comenta. Así mismo, es conductor de un programa radial llamado Nota Diplomática (95.5 fm) y tiene una empresa ecológica que incursiona en el campo de las energías renovables con los paneles solares. “Es un ámbito que no se ha desarrollado mucho en Venezuela”, dice.

Sin embargo, Efraím sabe que fue gracias a su pasión por la música que pudo acercarse a los otros ámbitos profesionales. “La música es un medio para hablar con políticos, con los medios de comunicación, hablar con la sociedad civil y eso es muy interesante”, admite.

¿Qué consejo le da a la juventud venezolana? “Que sigan a su corazón. Que sean embajadores de Venezuela en el mundo. Que lo que hagan, lo hagan con honorabilidad y con valores”, dice con firmeza.

Mini ping-pong

Palabra favorita: Respeto.

La que menos le gusta: Odio.

El acto que no falta en su día a día: Pedirles la bendición a sus padres.

Una situación grata de su vida: Ganar el premio Yamaha.

En 1684, el maestro Antonio Stradivari diseñó el violín “ExCroall; McEwen” elaborado en una pieza única de arce que representa una etapa clave en el desarrollo del estilo distintivo del lutier. Esta obra fue subastada el sábado 1 de abril en Sotheby's de Londres por 1,92 millones de libras, equivalente a 2,4 millones de dólares.

A pesar de la alta suma de venta, los expertos habían asegurado que la puja excedería los 2,5 millones de dólares. Este violín recibió su nombre en tributo a Guillermo Croall, quien adquirió el instrumento entre 1885 y 1886. Cuando Croall murió, el violín pasó a manos de su amigo Frederick Smith, luego estuvo en posesión de W.E. Hill & Sons y posteriormente, en 1908, fue vendido al escocés R.F. McEwen por 553 libras.

“ExCroall; McEwen” está cubierto del tradicional barniz dorado de la firma Stradivari | Fotografía: robbreport

El violín tiene más de 300 años de historia y fue usado por ilustres como Frank Peter Zimmermann, Alexander Gilman o Suyoen Kim. Vale recordar que la mayoría de las piezas Stradivarius están resguardadas en museos o colecciones privadas con las máximas reglas de seguridad. Recordemos que uno de los casos más sonados de estos instrumentos fue en 1980 cuando a Roman Totenberg le robaron el "Ames Stradivarius" después de un concierto en la Escuela de Música Longy en Cambridge. Afortunadamente, el violín fue recuperado en 2015 en un hotel en Manhattan, luego de que una mujer lo llevara a un experto para ser valorado, así lo reseño el diario El País. Según expertos, el objeto tiene un valor inestimable.

Fotografía principal: cdn

El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (MET) ha puesto a disposición de cualquiera que tenga Internet más de 375 mil obras de arte. Los usuarios que accedan a la página web del mismo podrán descargar las imágenes de dichos cuadros sin restricción alguna.

Las imágenes estarán sujetas a la licencia de Creative Commons Zero. Esto quiere decir que se pueden modificar, copiar, distribuir tanto para fines comerciales como académicos sin ninguna limitación.

Entre las obras del MET se encuentra una colección de Vincent Van Gogh | Fotografía: Historias de Nueva York

 

El director del museo, Thomas P. Campbell ha dicho que la idea es hacer que la mayoría de las personas tengan acceso a las obras de arte. “Nuestra colección museística, amplia y diversa, abarca 5.000 años de cultura mundial. La misión principal es hacerla abierta y accesible para todos los que deseen estudiar y disfrutar de las obras de arte que tenemos a nuestro cuidado", declaró en la rueda de prensa.

No todas las obras del centro estarán disponibles pero sin duda alguna es un gran paso en la democratización de la cultura. Otras galerías que han realizado algo parecido: son la Galería Nacional de Arte de Washington o el Museo de Arte de Dallas.

Fotografía principal: New York Times

Una vez más el Sotheby's de Londres ha marcado un hito en la historias de las subastas. La casa vendió 86 piezas de cerámicas de Pablo Picasso por 1,21 millones de euros. La obra más costosa fue Gros oiseau visage noir, una cerámica blanca, negra y roja diseñada en 1951 y vendida por 146.250 euros.

“Este es el resultado del testamento del inmutable atractivo de los trabajos de Picasso”, expresó la casa de subastas a través de un comunicado de prensa. Otra de las cerámicas más costosas fue Taureau, una jarra de loza con un toro dibujado al frente, fue creada en 1955 y se vendió por 117.000 euros.

Picasso comenzó a experimentar con la cerámica en 1947 | Fotografía: sothebys

El malagueño “captó inmediatamente el potencial de este arte tradicional y se dispuso a aprenderlo, así como a desafiar las técnicas de los ceramistas. Las interpretó de nuevo con un éxito notable y las dotó de su característica espontaneidad. La imaginación de Picasso se encontró con la maleabilidad del medio cerámico”.

Fotografía principal: fineartmultiple

Ray Loriga ganó el Premio Novela Alfaguara 2017

El escritor español Ray Loriga ha ganado la vigésima edición del Premio Novela Alfaguara gracias a su obra Rendición, la cual ha escrito 25 años después desde que salió su primer libro Lo peor de todo.

El autor utilizó esta vez un seudónimo bastante particular: Sebastián Verón, como el exfutbolista argentino. Pero bajo su nombre, Loriga ha publicado novelas como ZaZa, el emperador de Ibiza (2014), ha escrito guiones y dirigido filmes.

Ray Loriga recibió el premio en la ciudad de Madrid | Fotografía: El Motín

Rendición es una distopía, una obra de ciencia ficción de la cual el autor asegura que de “ciencia tiene poco”. Así mismo, comenta que en este libro “trata sobre quienes somos cuando nos cambian las circunstancias”.

La escritora mexicana Elena Poniatowska, quien presidió el jurado del concurso, aseguró sobre la obra que: “Sin caer en moralismos, a través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos".

La novela fue la escogida entre 665 manuscritos provenientes de España, Argentina, México, Colombia, Estados Unidos, Uruguay, Chile y Perú.

Fotografía principal: Noticias Voz e Imagen

La exposición “Tito Caula: el registro inagotable” se encuentra abierta al público en la Sala TAC de Trasnocho Cultural, ubicada en el sótano del centro comercial Paseo Las Mercedes. Esta muestra de 70 fotografías realizadas durante los años 70 por el maestro argentino estará disponible hasta el 14 de mayo. Es de entrada libre.

Así mismo, se realizará un ciclo de foros en honor a la obra del fotógrafo argentino durante los días martes del mes de abril y el primer martes de mayo a las 4:00 p.m. Esta serie de charlas cuenta con el apoyo del Archivo de Fotografía Urbana y de la Embajada de la República Argentina.

El primer conversatorio tendrá por nombre “Sobre el registro inagotable. El valor formal y estético en la obra fotográfica de Tito Caula” y contará con los siguientes ponentes: Carlos Ayesta, fotógrafo; Nelson González Leal, fotógrafo y escritor; Douglas Monroy, artista plástico y María Elena Huizi, investigadora de arte.

Este martes 04/04 a las 4pm en @salatac1 se realizará el 2do #FORO a propósito de la exposición d TITO CAULA El Registro Inagotable ¡ASISTE!

Una publicación compartida de Trasnocho Cultural (@trasnochocult) el

La semana siguiente se realizará el panel “La fotografía como puesta en escena para la cámara. El caso Caula”. Los fotógrafos Fran Beaufrand y Yuri Liscano serán los encargados de discutir sobre los linderos ocultos de la fotografía publicitaria y responderán a la pregunta: ¿es arte, concepto, producción, autoría o mercado?

Por su parte, el martes 25 de abril el periodista Jaime Bello-León hablará en el foro “El paisaje de lo humano. La mirada cinematográfica de Tito Caula sobre la sociedad venezolana de los 60 y los 70”. Mientras que la fotógrafa Ángela Bonadies, y la curadora de la exposición Lorena González, cerrarán el ciclo de foros el martes 2 de mayo con “Hurgar en un archivo del pasado con pasión de actualidad. Bonadies+Caula: cartografías de un territorio compartido. El diálogo abierto de dos archivos confrontados”.

Fotografía principal: Cortesía Trasnocho Cultural